martes, 25 de abril de 2017

Tocqueville, Revolución e Islam

Encuentro la cita en Burleigh al que, por cierto, me había conducido la lectura de Jiménez Lozano. Junta al viejo y nuevo enemigo de la civilización cristiana:

Debido a que la Revolución parecía estar luchando por la regeneración de la especie humana más aún que por la reforma de Francia, encendió una pasión que no habían sido capaces de producir jamás las revoluciones políticas más violentas. Inspiro conversiones  y generó  propaganda. Así, al final, adoptó aquella apariencia de una revolución religiosa que tanto asombro causaba a los contemporáneos. O se convirtió, más bien, en un nuevo género de religión ella misma, una religión incompleta, bien es verdad, sin Dios, sin ritual y sin vida después de la muerte, pero una religión que sin embargo, como el islam, inundó la tierra con sus soldados, apóstoles y mártires.


Nicolás Gómez precisa que es una religión sin Dios en cuanto proclama a la Humanidad y, en definitiva,  al hombre como nuevo dios que convierte el mundo en una caricatura del Paraíso; Voegelin no estaría da acuerdo en eso de que no hay rituales. Son una copia, un remedo, una caricatura, como pasa con todos los que han desritualizado el cristianismo.

lunes, 24 de abril de 2017

Amor y negocio en los vientres en alquiler.

Lo mas duro del texto de Susanna Tamaro sobre los úteros en alquiler no es la descripción de la esclavitud a la que se ve sometida quien pone su vientre para el interés ajeno o su dura referencia a la mascara que encubre la sonrisa de la hiena sino la deconstrucción del argumento del amor.
Cuando valoramos la relación con el hijo por lo querido que este ha sido, lo reducimos a la condición de objeto de nuestro cariño, realmente de nuestro deseo de padre/madre. Ya lo vimos en el argumento del aborto, que Tamaro no trata. El hijo pasa de objeto prescindible, órgano de la madre si se quiere, a sujeto absolutamente protegido y  mimado por la aceptación. Antes no es nada, luego lo es todo. No supone esto un brutal salto en nuestra especie. Durante mucho tiempo, en el partriarcado, es la aceptación del padre tras el parto lo que marcaba la distancia entre el hijo muy querido y el expuesto, abandonado en el camino o lanzado al alcantarillado. En el discurso feminista, la madre hace al hijo en su aceptación, independientemente del valor real del mismo. Algo así se ve en el texto de S Tamaro, aunque no estoy hoy para criticarlo.
Donde da en la diana es con su escepticismo amoroso. La mayoría de los hombres no han nacido del amor. Las causas han sido tan diversas, los encuentros tan variados que casi podemos decir que el hijo querido en un encuentro amoroso, permanente en el tiempo, que corona una relación y no es su accidente o su flotador salvavidas es excepcional. Hay que tener mucho valor para publicar en esta explosión de cursileria que sufrimos un juicio tan claro y tan duro. Pero precisamente el juicio sirve para relativizar las llamadas al amor al hijo que encubre el fastuoso negocio de la maternidad subrogada y, en general, de la reproducción asistida.
El útero de alquiler es la culminación de la subordinación del otro al deseo narcisista, sea de la prolongación de la estirpe genética, sea del hijo a cualquier precio sin los inconvenientes de la adopción, sea del deseo de "homologación" de la pareja exclusivamente masculina. A este deseo, que no distingue el amor de la compra de mascota, le es indiferente el criadero de donde sale el objeto de su satisfacción. Para ello rompe la verdadera maternidad, el intercambio, la carga, el afecto para prostituirla en una relación mercantil que esclaviza por un lado y por el otro introduce la lógica de la producción. El hijo encargado, querido con mucho "amor", debe funcionar bien y reunir las condiciones de tan exigente contrato, de tan cumplidoras compañías, la "reputación" está en juego.
Creo que el cinismo se lleva al extremo al decir que la persona forzada y prostituida lo hace colaborando en un acto de altruismo. Ya se sabe las prostitutas se ver conducidas a su explotada situación por "amor" al cliente, que busca su servicio igualmente por amor.
Y ya tenemos la palabra amor mancillada como tantas otras, prácticamente irrecuperable. Ya se sabe,  guerra es paz,

Susanna Tamaro. Algunas verdades.

La crítica de Susanna Tamaro a la reivindicación del amor en el negocio de los úteros es concluyente.
Espero comentarla. Mientras pongo el enlace al texto completo y a algunos comentarios que he hecho estos días.


https://www.avvenire.it/famiglia-e-vita/pagine/susanna-tamaro-e-l-utero-in-affitto-non-in-mio-nome


http://josemiguelserrano.blogspot.com.es/2017/04/altruismo-y-utero-en-alquiler.html

Aquí una  traducción de un fragmento de Susanna Tamaro.

http://josemiguelserrano.blogspot.com.es/2017/03/susanna-tamaro-sobre-uteros-en-alquiler.html

domingo, 23 de abril de 2017

Vientre en alquiler. El error feminista.

Todas mis simpatías a la radical conversión feminista a la lucha contra el vientre de alquiler, y supongo que tácticamente me debería quedar ahí. Pero el anotador debe huir de tácticas e intentar aclarar lo que ve.
Me pregunto como podían pensar algunas mentes postmodernas que mercantilizada la reproducción, convertido el niño en objeto, satisfecho el interés "sin indicación médica" sino cada vez con mayor presencia del deseo sádico iba a quedarse el vientre libre de la presión económica.
Con la máscara beneficente se podría justificar el mayor crimen, recuerdese a Leopoldo llevando la civilización al Congo, y la lucha contra el vientre de alquiler exige el combate contra toda la mercantilización de la reproducción. La crítica feminista se queda corta, como en otro sentido le pasa a la ecológica de la que Nicolás Gómez decía que era la versión pastoril del duro texto reaccionario.

sábado, 22 de abril de 2017

Premonitorio José Jiménez Lozano. Y explica mucho de maternidad subrogada.

En el año 1986, antes de la caída del Muro, ya preveía JJL lo que se nos vendría encima cuando desapareciese el socialismo real. No preveía a los bolivarianos y su revolucionarismo arcaizante pero sí que nos íbamos a quedar con un capitalismo brutal. ¿ no es acaso el vientre de alquiler  el ejemplo perfecto, la realización más acabada de la reducción de todo a mercadería?

"Creo que, cuando el marxismo desaparezca, el cristianismo se percatará de que se encuentra ante un enemigo formidable, y a solas: una civilización triunfante del dinero y lo cuantitativo y tecnológico trascendentalizado".

Pues eso.

viernes, 21 de abril de 2017

NUEVOS E PRINTS EMBAJADORES POR LA PAZ. LIBERTAD RELIGIOSA.

En el volumen del  aniversario de la AIDLR publico los trabajos que enlazo:

http://eprints.ucm.es/42253/

http://eprints.ucm.es/42255/

Porque Podemos. La derecha es boba.

El nombre de la facción política era premonitorio, de su decisionismo, de su radicalismo, de la ruptura de toda convención y de toda relación equitativa.
Lo han probado sobradamente con los autobuses.
Primero, la alcaldesa judicializada o la juez alcaldada- los jueces están politizados denuncian ellos mismos- lanza a la policía municipal y la presiona hasta el extremo del expediente para que impida que circule un autobús que no les gusta. Censura directa que apoyan con la acción directa, pues a la represión desviada de la autoridad unen la acción violenta e impune de los grupos de asalto.
Sin solución de continuidad, sacan ellos un autobús de incitación al odio personal, y en el uso alternativo del que fue experta Carmena-  ¿recuerdan lo de Montes?- la misma ordenanza se aplica para bendecir el exabrupto revolucionario. El siguiente paso, por supuesto, es que las secciones de asalto que fueron antiautobús se dirijan ahora contra los insultados por el nuevo autobús.
La ideología de la izquierda, en general, y los podemitas en particular, se basa en la firme convicción de que su causa justifica cualquier acción, de que su violencia es lícita y de que el respeto al contrario político es absurdo pues cuando es de la derecha está destinado a la desaparición y encima es en si mismo  malvado y cuando es el caso del antiguo  correligionario es un traidor, desviado y bobo que no merece sino una severa corrección.
Hemos sacado el autobús porque Podemos.  Y cuando en vez de los guardias municipales tengamos el ejercito, la guardia civil y la policia os vais a enterar. ¿Verdad Maduro?

miércoles, 19 de abril de 2017

La guerra en 1984.

Casi todas las distopias omiten la guerra, practicamente resuelta. ¿cual es la razón por la que no lo hace Orwell?
¿cual es la causa de la guerra en 1984? ¿ Se relaciona con la naturaleza humana o es una perversión política?
¿Que función de la guerra en el régimen del insoc?